El empleo en su peor momento: la cantidad de trabajadores del sector privado se mantiene muy por debajo de los máximos históricos

Economía 09 de abril de 2022 Por Identidad Noticias
Surge de la Encuesta de Indicadores Laborales del Ministerio de Trabajo en empresas con más de 10 ocupados en relación de dependencia. En febrero 2022 se ubicó en niveles de 14 años antes
PO44NGTZD3NP3TRBCQIJSIQV7Q

El índice de empleo privado asalariado privado del Ministerio de Trabajo en el conjunto de aglomerados urbanos de todo el país ascendió en febrero último a 129,9 puntos, con base 100 en agosto de 2001, subió 0,3% en comparación con enero y 1,6% respecto de un año antes.

Tanto en el aglomerado del Gran Buenos Aires, como en el conjunto de los centros urbanos del interior del país, el empleo registrado del sector privado mostró una variación positiva, aunque de menor intensidad que en enero de 2022. “En ambos conglomerados, la recuperación se explica principalmente por el comportamiento de la construcción y, en menor medida, por el crecimiento en el sector de la industria manufacturera”, destaca el informe de la cartera laboral que encabeza Claudio Moroni, sobre la base de la Encuesta de Indicadores Laborales.

Y agrega que en el conglomerado interior, “el crecimiento es heterogéneo con mayor dinamismo en Gran Mendoza, Gran Córdoba y Gran Rosario. Por su parte, la variación interanual presenta crecimiento positivo en todos los aglomerados del país a excepción de Gran Santa Fe y Gran Jujuy”.

En línea con los últimos datos del Indec sobre la actividad económica “la recuperación se explica principalmente por el comportamiento de la construcción y, en menor medida, por el crecimiento en el sector de la industria manufacturera”, aunque a un ritmo sustancialmente menor, fenómeno que ha sido casi una constante en más de una década.

Esa característica explica que pese a acumular siete meses consecutivos con un movimiento neto expansivo -la tasa de entrada superó a la de salida-, el nivel de empleo asalariado privado registrado se mantiene muy por debajo del máximo de la serie, el cual se alcanzó en noviembre de 2017, previo a que el gobierno de Mauricio Macri decidiera la intervención de hecho del Banco Central, con 137,1 unidades, un 5,5% más alto que el último dado.

No sólo, la dotación estimada por Trabajo para el conjunto de empresas privadas con más de 10 asalariados registrados para febrero último era similar a la que había informado a mediados de 2008, pese a que desde entonces la población en edad de trabajar creció en alrededor del 14%. De ahí surge una brecha negativa de un 20% entre el mercado laboral real y el potencial, en esa franja, la cual aparece consistente con el ciclo de decadencia de la economía argentina como definen gran parte de los economistas profesionales independientes.

“Con relación a los meses de febrero de los años anteriores, se observa una variación positiva poco frecuente durante la última década. Sólo en 2017 se registra una variación positiva, aunque de menor magnitud que la actual; y, para observar otro dato positivo, hay que remontarse a febrero de 2013. Mientras que febrero de 2018 y 2019 resultaron meses de retracción del empleo, en cambio, en el contexto de pandemia, febrero de 2021 resultó sin variación”, detalla el análisis de la cartera laboral.

Y agrega el informe: “El crecimiento del empleo se encuentra relacionado con un mayor dinamismo en las contrataciones y las desvinculaciones de personal. Tanto la tasa de entrada como de salida se ubican en valores similares al de 2018 y mayores a los años posteriores”.

Sin embargo, está muy lejos de posibilitar cerrar la brecha negativa que se abrió en casi tres lustros.

Lento ritmo de creación de puestos netos

Las expectativas empresarias en cuanto a la contratación de personal para los próximos tres meses continúan siendo positivas, observándose el noveno mes consecutivo con valores altos en términos históricos (4,6%), que resultan altamente positivas evaluadas en el mediano plazo, y llevan a pensar en Trabajo “en la continuidad del escenario de expansión que se viene registrando en los últimos meses”.

in embargo, con apenas 6,1% del total de las firmas que proyectan ampliar la nómina -equivalente a 1 por cada 16 registradas-, cabe esperar proceso muy lento para volver a los máximos históricos, más aún si se lo ajusta por el crecimiento vegetativo de la población, y además si se tiene presente la alta tasa de vacancia que declaran mes a mes las empresas consultadas por la cartera laboral.

Así, si a la marca máxima de empleos totales registrados por el Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) -en relación de dependencia e independientes, tanto en el ámbito privado como del sector público- que se anotó en enero de 2018 con 12,37 millones de puestos y se lo ajusta por el aumento vegetativo de la población surge un mercado potencial formal actual cercano a 13 millones de personas, muy superior a los 12,43 millones que sumó la estadística oficial en el primer mes del corriente año.

Estarían faltando unas 500 mil posiciones para volver al máximo histórico ajustado por el aumento de la población, las cuales en su mayor parte pasaron a formar parte de la amplia legión de trabajadores en negro (poco más de un tercio del total) y de “desalentados” a buscar un empleo, que contribuyeron a evitar que continuara en aumento la tasa de desempleo que estimó el Indec en el último relevamiento de la Encuesta Permanente de Hogares.

Casualmente, una brecha similar se detecta en el caso de cotejar la cantidad máxima de asalariados registrados en el sector privado, observado en marzo 2018 con 6,32 millones de personas e incrementada por la tasa acumulativa de aumento neto de habitantes, con el último nivel a enero 2022 de 6,06 millones de trabajadores.

Al parecer, en ese pobre desempeño del mercado de trabajo asalariado privado formal radica el aumento que los economistas estudiosos de la realidad socioeconómica del país le atribuyen al umbral estructural de pobreza, en torno a 25% de la población.

Fuente: Infobae

Te puede interesar