Turf: el hipódromo de Palermo escuchó la campana de largada después de 165 días, sin público ni juego online

Deportes 28 de agosto de 2020 Por Identidad Noticias
El turf argentino, después de cinco meses y medio de inactividad por la pandemia de coronavirus, abrió sus puertas este viernes en el hipódromo de Palermo.
BB18tPad.img

La primera carrera fue ganada por la potranca Che Maga, conducida por William Pereyra, tras un vibrante final con la Fantastique resuelto por apenas una cabeza.

La reunión se puede seguir en vivo por la plataforma Youtube y -además- los interesados tienen la posibilidad de apostar en las agencias Turfito (no en las agencias de la Lotería de la Ciudad ni tampoco en la Bonaerense), aunque no estará permitido permanecer en esos lugar para observar las carreras. Esto afecta los premios por carrera ganada lo que provocó un gran malestar entre los propietarios de los caballos.

La actividad arrancó después del mediodía y la primera carrera fue por el premio Tristeza Cat, sobre 1.400 metros, en la arena de Palermo y para potrancas. La competencia fue ganada por "Che Maga", conducida por el jockey argentino William Pereyra y defendiendo los colores riocuartenses del Stud Chemeco. La hija de "Violence" se quedó con la primera prueba, en el día de la vuelta, tras un carrerón que tuvo un vibrante mano a mano final con "La Fantastique" (Les Blues). La victoria fue apenas por una cabeza y al cabo de 1m24s45/100.

En el noveno turno, pasadas las 17 horas, se correrá el clásico "México", una prueba sobre mil metros para yeguas de tres años sobre pista de arena con 14 aspirantes en las gateras.

Como favorita surge Queen Liz, una defensora del stud Rubio B. Como enemiga están Elcisa y Embotaba Nistel. Otra que tiene chance es Seattle Ampi. La carrera promete emoción desde la mismísima largada.

Fueron 165 días de angustia e incertidumbre. La pandemia complicó toda la programación de los hipódromos. Pero la reunión en Palermo abre una página de esperanza para el futuro de la actividad.

El turf argentino tiene un pasado glorioso y un presente complicado. Los últimos 30 años -desde el punto de vista económico- no ayudaron a esta industria, que hoy por hoy trata de sobrevivir.

Lo que queda claro es la realidad. Y la realidad dice que el turf necesita de mucha unión para paliar la crisis. Hay que buscar nuevas alternativas para -por ejemplo- un mejoramiento del sistema de las apuestas que muchas veces perjudicaron al público y a los propietarios.

Fuente: Clarín

Te puede interesar