Quilmes, a la final por un penal inventado

Deportes 14 de diciembre de 2021 Por Identidad Noticias
Lamolina cobró una falta del arquero de Ferro a Anselmo cuando era al revés: 1-0 del Cervecero para jugar por el ascenso con Barracas.
ykGxPoaQj_720x0__1

El arbitraje en la Primera Nacional volvió a estar en el centro de la polémica en medio de la definición del segundo ascenso a la Liga Profesional. Con el encuentro 0-0 en el estadio Centenario, Nicolás Lamolina inventó un penal a favor de Quilmes que terminó siendo clave en la serie de la semifinal del Reducido. Así, Ferro estalló de bronca y se quedó sin la ilusión de retornar a la elite del fútbol argentino después de 21 años. ¿El sueño de los del Sur? Cada vez más cerca de concretarse. Con penal y por la gloria...

A diferencia de lo que ocurrió en la ida en Caballito, el Cervecero salió decidido de entrada. Con la idea de aprovechar la localía y las más de 20 mil almas que estuvieron en el estadio Centenario, el equipo buscó presionar bien alto ante un Verde que sabe jugar con la pelota. El objetivo: molestarlo e incomodarlo. Y estuvo cerca de aprovechar. Es que si bien no tuvo el dominio de la pelota, supo cómo llegar con peligro. Primero casi goleó con un cabezazo de Facundo Pons que dio en el travesaño y, después, un centro de Mariano Pavone estuvo ahí de meterse por el segundo palo de Marcelo Miño, un espectador de lujo en la jugada.

¿Oeste? No tuvo claridad y le faltó mayor protagonismo de Emiliano Ellacópulos, quien estuvo en la cancha luego de recuperarse de coronavirus, y de Claudio Mosca. Pese a estar apagados en el primer tiempo, los dos volantes fueron los únicos que lograron crear chances de gol: las dos fueron desviadas por Rodrigo Saracho (la segunda, un remate que se metía al ángulo). El 0-0 pareció poquito por lo mostrado por ambos.

En el complemento se vio la mejor versión de Quilmes en los últimos tiempos: a falta de fútbol, puso el amor propio y superó a su adversario a base de entrega y compromiso con la causa. Contó con tres situaciones para abrir el marcador por medio de un tiro de Julián Bonetto, un taco del Tanque y un cabezazo de Pier Barrios. Pero el 1-0 llegó por medio de una injusticia. Por que más allá de ser superior, el Cervecé halló la clasificación por la falta de Federico Anselmo contra Miño que Lamolina cobró al revés: penal, gol del 19 y delirio total.

Así, entre la calentura de Ferro y el festejo de los hinchas, el local irá por el ascenso ante Barracas.

Te puede interesar