River y otra victoria a lo campeón

Deportes 22 de noviembre de 2021 Por Identidad Noticias
El equipo de Gallardo le ganó a Platense con gol de Álvarez y un gran Enzo Fernández. Cada vez más cerca de coronarse...
pR1Qk0ioE_1256x620__3

Todavía no había llegado a su techo River. Tenía razón Gallardo. Y probablemente aún no haya llegado, pero en el primer tiempo en cancha de Platense casi cabecea el cielorraso. No lo tocó simplemente porque le faltó la efectividad que tuvo contra Patronato hace dos semanas, porque erró goles imposibles, porque tuvo mala suerte y los caños del arco de Ojeda le jugaron en contra. Pero estuvo cerca, del techo. Ése fue el pecado del CARP este domingo. Por eso terminó sufriendo.

Incluso en el segundo tiempo pudo liquidar un partido que se le empezó a hacer cuesta arriba por errores propios y por el empuje de un Platense que con su gente lo arrastró sin demasiadas ideas pero lo arrastró al fin a sufrir más de lo que debía para llevarse tres puntos de oro que dejan al equipo del Muñeco ahí, al borde de un campeonato que puede definirse este mismo jueves sí Talleres no gana un par de días antes en La Plata y si River supera al ​ Racing de Gago.

El partido se pareció bastante al que se jugó en febrero, solo que de noche y con gente: idéntico resultado, similar desarrollo, igual sufrimiento y hasta una lesión dolorosa en un brazo que este domingo fue el de Enzo Pérez y en aquel entonces el de Javier Pinola. La baja del líder futbolístico del equipo fue todo un golpe (y lo será por los próximos meses), uno más, para un River que no para de perder jugadores y que tampoco para de ganar. Un River que se hace fuerte en las paradas bravas, que es resiliente a los obstáculos que ha tenido que sortear, que se alimenta incluso de todos ellos.

ién habría pensado al comienzo del semestre que, por ejemplo, Enzo Fernández iba a ser el enganche que fue en Vicente López, titiritero para manejar los hilos del juego como nunca antes, aguantando la pelota, marcando el ritmo, asistiendo a un Julián Álvarez que aún en un partido en el que no fue la figura de siempre es la carta ganadora y sigue rompiendo récords en esta LPF. Quién habría pensado que Palavecino jugaría a esta altura del campeonato a este nivel, como complemento perfecto para EF y llegando al área con criterio (mereció su golazo). Quién habría pensado que Rojas, Robert Rojas, iba a parecer un Cafú guaraní por momentos. Quién habría pensado que Simón a los 19 años iba a jugar con la soltura con la que juega. Quién habría pensado, también, que Braian Romero iba a errar los goles que erró en la primera parte.

River mereció tanto más en esa primera etapa que pareció quedarse sin nafta después. Pero ahí lo aguantó con corazón y con un Armani que siempre te salva, que en el primer tiempo salvó con los pies como líbero y que en el complemento tuvo que atajar. El Pulpo fue sostén cuando se venía el Calamar. Un Platense que tuvo mucha vergüenza deportiva para arrinconar a River, para presionarlo en la salida como anunció Spontón en la semana con Olé. Sin mucha lucidez para generar las situaciones que al CARP le brotaban naturalmente inclusive en las contras que tuvo en el ST, el Marrón fue un digno oponente para este equipo que está a punto de consagrarse en un torneo en el que desde hace rato no parece tener oposición. Porque gana floreándose, gana sufriendo, gana dando vuelta partidos, gana en canchas difíciles, gana clásicos. Gana todo. Y este jueves contra Racing o a lo sumo el domingo en Rosario ante Central, buscará ganar un título que sin dudas merece este ciclo que desde hace rato se sabe que será completamente inolvidable: la Liga de la Justicia.

Te puede interesar