Puro corazón

Opinión 20 de mayo de 2021 Por Identidad Noticias
Cuando creíamos haber visto todo, el River del Muñeco nos regaló una nueva noche épica, un nuevo milagro, una nueva demostración de que es un equipo que realmente cree que no hay imposibles.
river_862x485

River desnudo. Con Enzo Pérez de arquero, dos chicos de la Reserva y sin suplentes, le ganó 2-1 a Independiente Santa Fe. Una noche histórica.

Un equipo devastado por el Covid, arrollado, prácticamente sacado de la cancha, sin arquero y sin una organización que le permitiera incorporar a uno de las Inferiores, sin un solo recambio para cuando las piernas empezaran a mostrar signos de cansancio, simplemente con 11 voluntades, inédito, con dos chicos que son muy importantes en la Reserva de Juanjo Borrelli y que jugaron como si fueran leones con mil partidos en la Primera. Un equipo que además es una familia.

Un equipo que tiene a un Enzo Pérez que de vuelta de todo, con el amor y el reconocimiento ya ganados, encima con gamba maltrecha, le dice al entrenador, contá conmigo, atajo yo. Se la juega por sus compañeros, da la cara. Un equipo con otro monstruo que también ya hizo su enorme carrera, como Javier Pinola, pide jugar cuando todavía no tiene el alta tras una operación por una fractura.

Esta noche increíble tiene muchos héroes. Empezando por Enzo, siguiendo por el fenomenal Julián Alvarez, que cuando está enchufado muestra una calidad superior. El gol que hizo, ese golazo, es un gol de Van Basten, es un gol fuera de serie, un gol que además sirvió para reafirmar el buen comienzo y terminar de dar confianza a un equipo que la necesitaba, además de golpear en el mentón al rival. Angileri también jugó un muy buen partido. Otra vez llegó al gol y cumplió más que nunca la idea de no dejar lanzar centros. Hizo un esfuerzo enorme.

La inteligencia de los chicos Lecanda y Peña demuestra muchas cosas. Primero, lo mejor sigue estando en casa. Felicitaciones para los dos y para los otros chicos de la Reserva de Borrelli, algunos que vemos más seguido con el Muñeco, otros que lo hicieron en la Bombonera y otros que están jugando un gran campeonato en su categoría. Los dos serios, ordenados, inteligentes, criteriosos, jugadores que suman y que se anotaron en la carrera para ser tenidos en cuenta.  A veces el destino te pone en el lugar justo y cuando te llega el momento tenés que demostrar de qué estás hecho. Los dos demostraron que son jugadores para River.

Martínez, por ejemplo, otra fiera. Sacó mil pelotas por arriba y otras tantas por abajo. Tuvo visión y pegada para meter pases gol desde el fondo, una virtud importantísima. Se complementó perfecto con un viejo héroe de tantos años como Maidana y demostró que ese camino que hizo, de salir a otro club para luego volver, lo devolvió más preparado. José Paradela se mostró como un hombre con 50 partidos en River. Tuvo inteligencia, criterio, habilidad para guardar la pelota cuando hacía falta y hasta viveza para cortar el juego cuando correspondía. Hizo méritos para ser titular cuando estén todos disponibles el clon de Nacho.

El esfuerzo de Casco resultó conmovedor. Ida y vuelta, auxilio, guapeza, solidaridad, un despliegue impresionante para un privilegiado físicamente. Fontana y Carrascal también se esforzaron y hay que valorarlo. Ellos más que nadie saben que todavía les falta pero hoy no es momento de ese análisis.

Hoy es momento de festejar una nueva noche épica de un ciclo inolvidable, que nos volvió a sorprender cuando creíamos ya haberlo visto todo. Una noche de emociones, de abrazos virtuales y de unión del pueblo riverplatense. Gracias Enzo. Ese buzo de arquero se agota antes de salir a la venta...

Te puede interesar