De Cecco, otro NBA argentino

Deportes 02 de mayo de 2021 Por Franco Centurión
Juega en la elite del vóley, a la que se compara con la del básquet, por trabajo, esfuerzo y determinación se mantiene allí hace 10 años. Héroe silencioso, es un ejemplo el capitán de la Selección.
oPe1oLJw1_1256x620__1

La NBA hoy disfruta con un par de argentinos que hacen de las suyas en los mejores parquets del mundo, Facundo Campazzo y Gabriel Deck; la buena noticia es que en los próximos días puede sumárseles Luca Vildoza. En las gateras para el año que viene, elegido en el Draft, espera Leandro Bolmaro. Con Pablo Prigioni, asistente en Minnesota, se cuentan con los dedos de una mano los argentos en la elite.

En el vóley también existe un país que aglutina a los mejores jugadores del mundo, Italia, donde son más ponderados los extranjeros aunque los nacionales también destilan calidad. Se compara con la NBA por su nivel; es el campeonato del que todos quieren participar.

AoqboAUki_720x0__1

Argentina suma otra mano porque también incluye cinco participantes, pero éstos no necesitan estar en listas de espera:los jugadores Luciano De Cecco, Sebastián Solé, Santiago Danani y Santiago Orduna más el asistente en Módena, Sebastián Carotti.

No se quiere nivelar aquí ambos torneos ni decretar cuál es mejor. Se busca destacar a un jugador que no es tan conocido, como sí hoy resulta serlo Campazzo, pero que se merece todos los elogios que existan. Nos referimos a De Cecco, capitán de la Selección Argentina, que suma 11 temporadas en la A1 del vóley italiano (10 consecutivas) y salió campeón dos veces, la última hace unos días armando la pelota para la Lube Civitanova.

Cachete se destacó de muy joven: no había cumplido 18 y ya jugaba en la Selección. Al año, Julio Velasco lo llevaba a la elite italiana; luego Luciano metió un paréntesis en la Argentina para después volver a la Lega y no irse más.

d0xB3QLJX_720x0__1

De Cecco es uno de esos héroes del silencio cuyo ejemplo es el trabajo, el esfuerzo y la determinación que lo empujaron a desempeñarse en la crème de la crème, con todavía años por delante allí.

Si jugara al básquet -paradójicamente, su papá es entrenador de la naranja-, lógicamente lo haría en la NBA.

Te puede interesar