La Superliga europea, una guerra de ricos

Opinión 19 de abril de 2021 Por Identidad Noticias
A espaldas de la FIFA y la UEFA, los clubes más poderosos de Inglaterra, Italia y España anunciaron la creación de un nuevo certamen. Un “cínico proyecto” y una batalla por el dinero y los intereses de la pelota.
superliga-europea_862x485

¿Qué haría Lionel Messi dentro de unos días? Queda libre y puede decidir. ¿Sigue en el Barcelona y juega la Superliga europea? O se va a otro club para jugar lo de siempre: Liga, Copa, Champions, Eliminatorias Sudamericanas y Mundial. Así de grave es el futuro del fútbol europeo. 

En pocas horas explotaron las opiniones de los grandes protagonistas. "Ya nada volverá a ser igual", dijo Florentino Pérez, impulsor de esta iniciativa. Pep Guardiola cree que no se puede matar a la Premier League y a las otras ligas europeas. Mesut Ozil habló del sueño de cualquier niño: jugar la Champions League. Ander Herrera fue contundente: "Amo al fútbol y no me gusta que los ricos roben lo que el pueblo creó". Porto se negó a formar parte. La Bundesliga y el Bayern Múnich, lo mismo. Clubes italianos piden excluir de la Serie A a Milan, a Inter y a Juventus. Esto recién empieza.

Tanto la FIFA como la UEFA deben ir a fondo. Todo club y jugador que decida formar parte de la Superliga europea, no podrá participar en ningún torneo organizado por ellos. La vergonzosa idea de unos pocos clubes ricos, para generar más ingresos y más dinero, no puede romper con el mapa futbolístico ni con la historia del deporte más lindo del mundo. No pueden cagar al fútbol.

¿Cómo comenzó todo? Ante la crisis económica que trajo la pandemia del coronavirus, Florentino Pérez, hombre fuerte de Real Madrid, consiguió el aval de los Fondos de Inversión y fuertes apoyos financieros para generar un torneo paralelo a la Champions League. Una Superliga europea con la base de 15 equipos fijos, más cinco invitados anuales, que pasarán de ganar unos 1.000 millones a 3.500. Más del triple por más y mejores partidos, más televisación, más publicidad y más dinero, que es, en definitiva, lo único que buscan.

Se viene una nueva Era. Esperemos que el fútbol no lo sufra. Que si deben corregir, sea sobre la base de los torneos existentes o que la Superliga europea pueda convivir con la UEFA en este contexto mundial. No es negocio que 20 clubes se separen del resto para ganar más dinero. Lo más lindo de los grandes partidos es que se den cada tanto, no cada día.

¡Qué viva el fútbol por sobre unos muchachos que sólo piensan en llenarse los bolsillos!

Te puede interesar