Verano 2021: ¿cuánto cuesta un día en la playa?

Sociedad 19 de enero de 2021 Por Identidad Noticias
Con precios que van de los $120 a los $400 los turistas pueden acceder a los clásicos choclos, churros y panchos playeros.
5f8ec019e48a4_1004x565

 Choclos, panchos, churros… hay clásicos de las playas argentinas que parecen sobrevivir al paso del tiempo y también a circunstancias extraordinarias como la pandemia de coronavirus. En una temporada de verano atípica, los turistas que eligieron la Costa Atlántica pueden volcarse a estas opciones alimenticias con precios que van de los $100 a los $400, según el producto y el balneario.
 
En Mar del Plata pueden conseguirse los tradicionales choclos playeros a valores que oscilan entre $120 y $150. Los panchos, a $150; una bebida, $100; agua caliente para el mate, $40. Una docena de churros, simples o rellenos, cuesta $400.

En La Lucila del Mar, por su parte, un choclo se consigue por $130, al igual que un pancho. Una bebida en lata, $100; la ensalada de frutas, entre $220 y $250; una bolsa pequeña de pochoclos, $150. Los churros cuestan $300 la docena.

Los vendedores ambulantes de las playas de Villa Gesell ofrecen choclos a $150, mientras que tanto un pancho como una bebida cuestan $100. Los churros, clásicos de esa ciudad, cuestan $400 por docena.

En Pinamar, los choclos también tienen un precio de $150, al tiempo que una bebida se ofrece a un promedio de $140. Doce churros, en tanto, salen $400.

 Balnearios: fuerte descenso en la ocupación

Hasta ahora, la temporada en la Costa no parece ser muy alentadora. Esteban Ramos, presidente de la Cámara de Empresarios de Balnearios y Restaurantes y Afines (CEBRA) de Mar del Plata explicó a Ámbito que el sector atraviesa momentos difíciles. “Tuvimos un diciembre muy bajo y una primera quincena de enero mala. Estamos a niveles del 30 a 40% de ocupación”, aseguró.

En tanto, la apuesta fuerte comienza ahora, según su experiencia: “Esta semana, con buen clima, levantó bastante. La segunda quincena de enero históricamente siempre fue mejor que la primera”.

Por su parte, Mariano Mazzuoccolo, presidente de la Cámara de Concesionarios de Playa de Villa Gesell, añadió que se trata de “una temporada atípica, con muchos protocolos y con muchos cuidados”. “Es una temporada difícil, con un 50% de baja respecto al año pasado”, detalló.

Por último, Mazzuoccolo sentenció que más allá de las dificultades “no se puede dejar de trabajar ni de cumplir con los protocolos”, ya que “hay que tratar de recaudar también para pasar el invierno, que va a ser muy complicado en Gesell”.

Fuente: Ámbito Financiero

Te puede interesar